Estamos con la actualidad y los valores deportivos

Screen Shot 2014-05-25 at 20.04.58

Al igual que en muchas otras empresas y familias también en ISAVIA tuvimos el corazón partido durante la noche del sábado. Os dejamos el relato de cómo lo vivieron y sintieron dos de nuestros compañeros: el madridista José Manuel Chapado y el atlético Nico Fernández Dobao.

CÓMO NO TE VOY A QUERER por @JMchapado

En mi corazón aún retumba el canto “cómo no te voy a quereeeeer, cómo no te voy a quereeeeer, si eres campeón de Europa por décima vez”. Banderas, bufandas, alegría, pasión

Anoche fundí mi voz con la de miles de aficionados blancos en las Cibeles. Otra noche mágica.

Pero la de ayer no fue una más. La décima tuvo sabor especial. Pudimos perderla y la ganamos. Un golpe de fortuna a un minuto del final. Algo tan merecido para el Madrid, como inmerecido para el Atlético. Eso poco importa ya.

No quiero dejar pasar más horas sin cantar de nuevo. Sólo que esta vez a mis hermanos rojiblancos: “cómo no os voy a quereeeeer, cómo no os voy a quereeeeer, si sois mucho más grandes cada vez”.

Hoy en las calles de la capital se confundían de nuevo las camisetas de uno y otro equipo. Las rojiblancas no se escondieron en la vergüenza de la derrota, porque los seguidores atléticos la  pueden y deben lucir con orgullo. Han sido ejemplo de superación, coraje y lucha. De espíritu de equipo. De fe en la victoria. De creer en lo posible. Y de crearlo.

Intuyo que la inmensa mayoría del madridismo comparte este doble sentimiento de orgullo. El de los colores propios, y el de nuestros hermanos acampados a la orilla del río Manzanares. Lo de ayer es más que futbol. Es sentir juntos. Es compartir lo que nos une.

Junto a mi hija, ayer en las Cibeles había una familia atlética. Bueno, la mitad era atlética, y la otra mitad, merengue. Allí estaban todos. Sabían que iban a estar. En Cibeles o en Neptuno. Compartiendo la alegría de la otra mitad. Y eso es lo que me emociona. Algo así es lo que yo siento. Lo que quiero sentir.

La alegría de ayer fue blanca. Pero pudo haber sido colchonera. Una u otra, eran nuestras. Porque ayer, ganase quien ganase, ganaba Madrid y, con ella, toda España. Nosotros elegimos lo que queremos ver. Y yo prefiero ver lo que nos une, y no lo que nos separa.

Mis vecinas de Cibeles alargaban sus chalecos para disimular su camiseta rojiblanca. Sin embargo, la gente les animó a lucirla y les regaló el aplauso. Prefiero los cuerpos cotidianos con camiseta rojiblanca de mis vecinas de anoche, antes que la arrogante tableta que lució Ronaldo. Prefiero al Cholo entrenador, que al Simeone jugador. Prefiero el gesto contenido de Rajoy antes que el gesto de Florentino buscando el abrazo de Aznar.

image

El fútbol es una emoción. Un sentimiento incontenible que sale de muy adentro. Sentir el propio debiera ser la mejor forma para entender el ajeno. Mi corazón ensalza la grandeza de un Atlético de Madrid gigante. Como gigante es su afición. Porque en eso, ayer volvieron a ganar los del río en Lisboa.

Me encantó el día de ayer. Me encantó recibir una y otra foto de decenas de amigos que se encontraban en Lisboa y fundían su pasión en abrazos llenos de ilusión. Me gustan las barbas pobladas de Carvajal y Turan. El uno me recuerda al otro, y el otro al uno. Como Gabi me recuerda un poco a Xavi y un poco a Busquets. O Piqué a Ramos. O Isco a Iniesta.

Anoche, la lucha, el empuje y el pundonor lo puso el mejor jugador de la final: un argentino con cuerpo de fideo. Di María pasó por encima de cualquier galáctico. Anoche triunfó el fútbol. Lo de menos, el resultado. Lo de más, la superioridad de lo normal. De lo cercano. ¿Tan difícil es poner en valor el coraje y la lucha cotidiana? Nosotros elegimos qué es aquello con lo que nos quedamos. Yo, con lo que nos une.

Este madridista de corazón, con la décima ya en la vitrina, está lleno de orgullo por vivir en la ciudad con los dos mejores equipos de Europa. Y en el país que es campeón del mundo. Este madridista de corazón quiere reclamar la grandeza de las personas normales. Y del saber hacer y estar. De todos los que con su ejemplo nos enseñan valores. Al margen de colores, para mí, ayer triunfó la sencillez de los más grandes y la grandeza de los más sencillos. “Cómo no os voy a quereeeeer, cómo no os voy a quereeeeer…”.

ORGULLO ATLÉTICO por @NicoISAVIA

 Hoy sólo quiero escribir acerca de lo que estoy sintiendo. Es sábado, 24 de mayo de 2014, son las 23:50 horas y acabamos de perder la final de la Champions League. Una ocasión única para los que sentimos los colores rojiblancos. La hemos perdido, y quizás de una forma demasiado cruel para lo que ha sido esta gran final entre dos grandes equipos.

image-2Aún y con todo, ahora me siento tranquilo y orgulloso de “mi” equipo. Creo que este Atlético de Madrid ha demostrado ser un equipo compacto, solidario, competitivo, consciente de sus virtudes y sus defectos y, al mismo tiempo, transmisor de unos valores de los que me enorgullezco como seguidor atlético y como aficionado al fútbol.

La semana pasada quedamos campeones de Liga. Me hubiera gustado ganar hoy la Champions League, pero no ha podido ser. Sin embargo creo que mañana domingo (o el lunes, como estaba previsto) debería ir también a Neptuno a celebrar esta gran emporada con los jugadores y todo el equipo técnico. ¿Por qué? Creo que no hay  una única razón para ello sino muchas, aunque ahora sólo quiero destacar una entre todas: ¡¡porque siento orgullo de la actitud y el comportamiento de todos los que forman parte del equipo!!, y se lo quiero demostrar con alegría agitando la bufanda y vistiendo/sintiendo la camiseta rojiblanca. Este orgullo probablemente viene de observar en ellos algunos valores que para mí son fundamentales tanto en el deporte como en la vida: HUMILDAD; CORAJE; VALENTÍA; LUCHA; DISCIPLINA; CONSTANCIA; SUPERACIÓN.

“Sólo” con eso han hecho posible el sueño de unos cuantos forofos.  “Tenemos” carencias, “tenemos” virtudes; no “creemos” ser más que nadie, pero tampoco menos… ¡Qué gran ejemplo de vida! Hoy no “hemos” ganado, aunque sí lo “hicimos” la pasada semana. Sin embargo, los VALORES permanecen inalterables. Como dice mi admirado compañero José Manuel Chapado (madridista de pro), “el título no es la meta, la meta es el camino”. Por eso mismo me hago la siguiente pregunta: “¿Cuáles son los valores que han marcado el camino de este Atleti desde que aterrizó Simeone como entrenador y  a lo largo de toda esta temporada histórica?”. Para mí son exactamente todos los mencionados anteriormente y además quiero incorporar otro tan o más importante: el  del COMPROMISO de todos y cada uno de ellos con una creencia. En palabras del propio Diego Pablo Simeone: “Si se cree  y se trabaja, ¡¡SE PUEDE!!”.

Los jugadores llevan actuando así toda la temporada y yo me siento muy orgulloso de ellos. Por eso quiero enviar desde aquí un mensaje a los jugadores: “Por favor sentiros orgullosos porque habéis mostrado al mundo del deporte (y a la sociedad en general) que sois ejemplo de valores”. Unos valores que me identifican con este club y que no siempre he observado  en todos los jugadores que han vestido esta camiseta a lo largo de la historia. Ahora sí, ahora hay una comunión total entre los valores del club, los que representa este equipo actualmente (técnicos, fisios, empleados, jugadores,…) y los que los aficionados nos gusta decir que sentimos de una forma especial y diferente.

Con ejemplos como este ayudáis a que la sociedad tenga modelos basados en valores y no sólo en el valor del dinero. Y yo, de nuevo, me siento orgulloso. Con vuestro ejemplo creo que ayudáis a conseguir una sociedad mejor.

Hoy, pese a haber perdido, el día termina con los abuelos, padres, hijos y nietos todos unidos en un mismo grito y un mismo sentimiento: ¡¡¡¡¡¡ATLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEETI!!!!!!

Post to Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>